Cómo elegir un buen vino para cada ocasión

Conseguir un maridaje perfecto es un arte que pocos poseen, por eso, desde Érase un Gourmet, tienda online de productos gourmet, vamos a darte las claves y consejos para elegir un buen vino para cada ocasión.

Un buen vino para cada ocasión

Cada vino tiene unas características y una personalidad propias que le hacen más adecuado para una u otra situación. Y, aunque finalmente la elección debe basarse en nuestros gustos, queremos darte una serie de consejos para que elijas un buen vino para cada ocasión.

Elegir un buen vino para los aperitivos

Para estas ocasiones un vino blanco, un buen vino seco o un jerez suelen ser la mejor elección para tomarlos junto con los aperitivos en una comida o velada. Es una manera de preparar el paladar para la comida que vendrá a continuación.

Elegir un buen vino para el almuerzo o comida

El maridaje siempre está relacionado con el tipo de comida que se ha de acompañar. Un buen vino bien elegido hará que cualquier comida tenga un sabor mejor. No es fácil conseguirlo, pero aquí os dejamos los acompañamientos perfectos según el plato que vayamos a degustar:

  • Vino espumoso seco: acompañamiento perfecto para mariscos, ensaladas, pastas y arroces.
  • Vino blanco seco y afrutado: buen sustituto del vino espumoso. Su servicio es similar al del anterior.
  • Vino blanco añejo: su sabor y olor es delicioso por lo que son la pareja perfecta con patés, carnes de aves, preparados a la brasa o pescados como el pez espada, el atún o la trucha. Es decir, un buen vino para maridar sabores intensos.
  • Vino rosado: nos encanta este vino para tomarlo con embutidos y carnes blancas, por ejemplo.
  • Vino tinto joven: para los embutidos, quesos semicurados, carnes blancas y pescado son su mejor compañía.
  • Vino tinto de crianza:  la opción preferida para carnes rojas, asados y quesos, por ejemplo. Alimentos contundentes y con sabor potente e intenso.

Elegir un buen para la cena

Las cenas suelen ser comidas más ligeras a base de platos como ensaladas, platos fríos o alimentos tales como pescados. Si es así, los expertos, ante este tipo de comidas recomiendan maridar con un buen vino blanco. Y si la temperatura es calurosa, que este esté a baja temperatura es más recomendable.

Pero en estas ocasiones, también es muy aceptable acompañar con un buen vino tinto ligero, con una mínima acidez, pero de fondo afrutado.

Elegir un buen para el postre

El postre siempre suele pedirnos un vino espumoso o un buen vino blanco dulce. Ambos son muy aromáticos y tienen un dulzor especial que los convierten en la mejor combinación para el colofón dulce de nuestra comida o cena.

Conforme vayas probando más vinos irás identificando más matices y aromas. Poco a poco, se van conociendo y distinguiendo las variedades de uvas y sus características propias. Así podrás tú mismo ir haciendo tu propia selección de vinos que mejor te acompañen en cada ocasión.

Si quieres saber más sobre cómo elegir un buen vino, ponte en contacto con nosotros. Somos especialistas en productos gourmet y sabemos cómo ofrecer lo más idóneo y de calidad para cada ocasión.