Ensalada de sandía, queso Feta y mostaza con Miel

Esta ensalada de sandia, con queso Feta y mostaza con miel, es muy fácil de hacer, y en pocos minutos podrás disfrutar de un plato sano, fresco y saludable.

La sandía es una de las frutas veraniegas por excelencia. Refresca y es altamente hidratante pero, además, cuenta con un gran número de nutrientes muy beneficiosos para nuestra salud. Contiene vitamina C, vitamina A, potasio, magnesio, licopeno y betacaroteno. En concreto, su cantidad de licopeno y betacaroteno aumenta cuanto más madura está la sandía así que es preferible comerla bien madura para aprovechar al máximo sus propiedades.

Ingredientes

  • Mostaza con Miel
  • 1/2 sandía mediana, sin cáscara, cortada en cubos o rodajas (lo que prefieras)
  • 1/4 de cebolla morada mediana, en rodajas muy finas
  • 170 gr de queso feta, desmenuzado
  • Un puñado generoso de albahaca fresca o menta, picada

  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • Zumo de 1 limón
  • Pimienta Molida
  • Sal

Elaboración

Esta ensalada es muy fácil de hacer, lleva poco tiempo y el resultado es un plato sano, sabroso y fresco que deleitara nuestros sentidos.

En un tazón pequeño, mezclamos la mostaza con Miel, el aceite de oliva y el zumo de limón. Reservamos.

En un plato o tazón para servir, mezclamos suavemente la sandía con la cebolla morada. Espolvoreamos con queso feta y las hierbas frescas. Rociamos con el aderezo.

Terminamos con sal y pimienta, y servimos inmediatamente.

El queso Feta es un queso fresco elaborado en salmuera, fundamentalmente con leche de oveja, aunque también puede contener pequeños porcentajes de leche de cabra y, en algunas zonas, incluso de leche de vaca. Blanco y sin corteza, se comercializa en porciones rectangulares o en forma de cuña, de las que toma su nombre.

El queso Feta es muy común en Grecia y en Estados Unidos y se suele añadir a las ensaladas. Además de contener pocas grasas y ser bajo en calorías, contiene fósforo, calcio y vitamina B, por lo que es una de las opciones más saludables, solo contiene el 21% de materia grasa y aporta 260 Kcal por cada 100 gramos.

¿Cómo puede ayudarnos el consumo de sandía en nuestro día a día?

Aquí te enumeramos algunos beneficios de la sandía que harán que quieras introducirla en tu dieta desde hoy mismo.

1. Es buena para el corazón. Contiene citrulina, que se transforma en arginina. Estos aminoácidos ayudan a mantener la elasticidad de las arterias y los vasos sanguíneos, favorecen el flujo sanguíneo y contribuyen a una correcta función cardiovascular.

2. Ayuda a bajar de peso. Esta fruta es baja en grasa y calorías pero rica en nutrientes. Tan solo aporta 30 calorías por 100 gramos. Es una excelente solución para acabar con el “gusanillo” de media mañana y además es muy fácil de preparar para llevar al trabajo.

3. Es buena para los ojos. Como hemos dicho, la sandía es una gran fuente de betacarotenos, que en el organismo se convierte en vitamina A, excelente para prevenir la degeneración asociada con la edad. Asimismo, contiene vitamina C, antioxidante que reduce el riesgo de cataratas.

4. Reduce la inflamación. Su alto contenido de antioxidantes convierten la sandía en una fruta excelente para combatir la inflamación. Tomar un vaso de zumo de sandía diario podría reducir el riesgo de padecer enfermedades como la artritis, el asma o el cáncer de colon.

5. Sube los niveles de energía. Contiene vitamina B6 y magnesio, ambos contribuyen a que el cuerpo tenga energía durante todo el día.

Si tienes que adquirir alguno de los ingredientes para realizar tu ensalada, no dudes en echar un vistazo a nuestros productos delicatessen. En nuestro marketplace tienes todo lo que puedes necesitar para elaborar recetas saludables, además de otras deliciosas recetas.