¿Cómo se hace la fermentación de la sidra?

Necesitarás un poco de paciencia y tiempo, pero estos consejos sobre fermentación de la sidra te servirán para sorprender a propios y extraños. Y es que la sidra es una bebida natural, que combina con todo tipo de platos, apetecible en cualquier época del año. Con estas credenciales de presentación, ¿quién se resiste a crear este néctar singular?

Ingredientes y preparación previa

No creemos que sea necesario recordar que la sidra se elabora a partir de manzanas. Pero sí es importante avisarte que el éxito de tu preparación dependerá del acierto en la selección de las variedades que uses. La clave es conseguir un equilibrio entre el toque dulce y el ácido, combinando manzanas dulces (Red Delicious, Yellow Delicious) y manzanas ácidas (Reineta, Granny Smith, Gala, Jonathon) en proporción 2×1.

Para nuestra receta necesitas 5 kilos de manzanas y un paquete de levadura (de sidra, de cerveza o vino). Además, un recipiente de vidrio grande con tapa y otro más pequeño (tamaño tarro mermelada), que debes esterilizar. Estos son los pasos anteriores a la fermentación de la sidra:

  • Lava con agua y un cepillo suave, para eliminar cualquier resto de suciedad o de pesticidas.
  • Trocea con piel, desechando las zonas con magulladuras, golpes o demasiado blandas.
  • Tritura hasta conseguir textura de puré.
  • Tamiza o filtra el puré de manzana hasta exprimir y separar todo el jugo.

El secreto de la fermentación de la sidra

¡Llegamos al momento clave! Empieza mezclando media taza del jugo extraído del puré de manzana con toda la levadura de cerveza, usando un frasco con tapa. Cierra, agita unos 10 segundos y deja reposar toda la noche. Ya está todo preparado para iniciar el paso a paso de la fermentación de la sidra.

Tras las horas de reposo, el jugo habrá generado una especie de espuma burbujeante. Abre la tapa para que se libere presión y vuelve a cerrar. En este punto, puedes seguir con la elaboración o esperar como mucho un par de horas más, siempre en la nevera.

  1. Cuece en una olla el resto del jugo que habías reservado para eliminar restos de bacterias. Ten cuidado de que no hierva (entre 85º-70º).
  2. Añade un kilo de azúcar moreno para potenciar la fermentación de la sidra.
  3. Esteriliza el recipiente donde vas a hacer la sidra.
  4. Vierte en el frasco, llenando hasta el tope para evitar que quede oxígeno dentro, ya que avinagraría tu sidra.
  5. Agrega la mezcla fermentada que tenías en la nevera y remueve con una cuchara esterilizada.
  6. Cierra con la tapa (también esterilizada) y deja que siga el proceso de fermentación de la sidra en un lugar fresco (entre 10º-20º) y oscuro.
  7. A los dos días comenzará a burbujear, y lo hará durante un par de semanas.
  8. Cuando cese de burbujear, deja que repose una semana más para que la levadura se pose totalmente en el fondo del frasco.

Seguimos animándote a que disfrutes del proceso de elaborar por ti mismo algunas joyas gastronómicas. En esta ocasión, desde Érase un Gourmet esperamos que esta información sobre la fermentación de la sidra te haya sido de utilidad. Y recuerda que en nuestra tienda online puedes encontrar el picoteo perfecto para degustar tu sidra casera.