Fundación Ramón Grosso poniendo sonrisas en el Chad

Queridos amigos, esperamos que os guste este post tanto como a nosotros, y os sirva para conocer la labor que realiza la Fundación Ramón Grosso, con la que colaboramos. Os dejamos que lo leáis y os emocione tanto como a nosotros.

Empezamos este post agradeciendo a Érase un Gourmet la ventana que nos abren para poder difundir los proyectos de la Fundación Ramón Grosso en Chad. Debemos agradecerles también que una parte de los beneficios de sus productos sean destinados a fortalecer estos proyectos.

En la FRG utilizamos el deporte como herramienta de cambio, lo consideramos una forma de atraer a los jóvenes hacia sus valore,  con el objetivo de reducir la brecha de género existente en este país.  Todos nuestros proyectos, educativos, sociales, sanitarios y deportivos, están conectados en ese sentido.

Porque ser mujer en Chad se puede convertir en una cadena perpetua desde muy temprana edad.

foto4

La mitad de las niñas menores de 14 años no están escolarizadas, solo un tercio de las chicas del país continúa estudiando hasta la mayoría de edad. Tan solo el 3,2% de los universitarios son mujeres. A esa edad, un tercio del total de las chicas de Chad están casadas, en muchos casos se trata de matrimonios forzados o por conveniencia, con hombres mucho mayores que ellas.  Una de cada diez, habrá tenido al menos un hijo antes de cumplir 15 años.

FRG

Las chadianas empiezan a lidiar con la muerte demasiado pronto. Según los datos que UNICEF publicó el pasado año, un 38% de las chadianas sufre mutilación genital femenina. Una niña mutilada será más fácil de casar, dejará de ser una carga para la familia y será fiel a su marido durante el matrimonio. Muchas niñas mueren en los días posteriores a este rito de iniciación.

nina chad

El dolor inicial permanecerá en muchas de ellas de por vida y quedarán expuesta a infecciones. Dependiendo del nivel de mutilación al que hayan sido sometidas, tendrán que ser cosidas, lo que les asegura otra cita ineludible con la cuchilla en su noche de bodas. Algunas quedarán estériles por lo que serán repudiadas por sus maridos y no volverán a poder casarse. Otras morirán por la estrechez que ha tomado el canal del parto o sufrirán desgarros que provocaran una fistula rectovaginal que las hará, como mínimo, ser también repudiadasLa tasa de mortalidad materna es una de las más altas del mundo, con 1.160 muertes por cada 100.000 partos. En las zonas rurales, el riesgo es mayor porque la mayoría de los partos son en casa.  Aun estando cerca de los hospitales de referencia acudir a ellos es una quimera. En Chad recorrer diez kilómetros puede suponer una hora si consigues pagar el transporte o que alguien te lleve en un vehículo motorizado. Las clínicas no disponen de medios para atender un parto complicado, ni mucho menos una cesárea por lo tanto se hace indispensable derivar a las parturientas al hospital más cercano.

Nuestros proyectos de educación actúan a largo plazo. Educamos en igualdad, enseñamos a las mujeres a conocer su anatomía, normalizamos la menstruación, explicamos a los padres los problemas que acarrea la mutilación en sus hijas.

A corto plazo, con proyectos sanitarios como el PAM, dotamos a las clínicas y su personal de los medios y la formación necesaria para evitar los partos domésticos.

fundacion ramon grosso

Terminamos este post agradeciéndote a ti tú colaboración para que nuestros proyectos ayuden en tu nombre.

Antonio López Díaz. Responsable de comunicación de la FRG