Los nueve platos que son patrimonio de la humanidad

En este artículo te presentamos los  nueve platos que son patrimonio de la humanidad.

El plato en sí mismo no es el que se lleva el honor, es el proceso, la práctica y el arte de prepararlo lo que el órgano cultural de las Naciones Unidas considera que se debe preservar para la posteridad.

  • Comida mexicana al estilo de Michoacán.

Los platos tradicionales mexicanos son   un “modelo cultural integral” que incluye aspectos como la agricultura tradicional, prácticas rituales y costumbres comunitarias ancestrales, según destacó la Unesco. También resaltaron procesos de cocción como la llamada nixtamalización, mediante la cual se procesa el maíz para aumentar su valor nutricional.

  • .Kimchi.

La preparación del kimchi sigue un ciclo de un año y las personas se reúnen para hacerlo y para que dure durante el invierno. El plato nacional coreano es una preparación de vegetales cocidos, principalmente repollo (col), sazonados con especies y mariscos fermentados.

  • Pan de jengibre.

La tradición croata de hacer pan de jengibre se remonta a la Edad Media, cuando las galletas eran horneadas en monasterios.

  • Washoku japonés.

La washoku, cuya traducción literal es “cocina japonesa”, fue incluida en la lista en 2014, cuando los expertos culturales le reconocieron su “espíritu ” esencial de respeto hacia la naturaleza que está muy relacionado con el uso sostenible de los recursos naturales“. La cocina nipona tradicional se basa en ingredientes locales como arroz, pescado, vegetales y plantas silvestres comestibles.

  • Café turco.

La bebida, elaborada lentamente en jarras de cobre sobre una hornilla, es densa, espumosa y dulce y se sirve en pequeñas tazas. Es un símbolo de “hospitalidad, amistad, refinamiento y entretenimiento”, reconoció la Unesco.

  • Lavash de Armenia.

Lavash es un pan integral delgado y ovalado típico de la cocina armenia, que es preparado por grupos de mujeres: las más jóvenes de las familias ayudan en su elaboración y asumen la responsabilidad conforme avanzan las generaciones. El proceso de elaboración incluye a mujeres de varias generaciones de una misma familia.

  • Dieta mediterránea.

Aclamada como una opción saludable y una apuesta a la longevidad, los expertos aseguraron que la dieta es mucho más que el aceite de oliva, los quesos caseros o los pescados frescos.

Se basa en un conjunto de tradiciones únicas relacionadas con la producción, la preparación y, en particular, con el hecho de compartir los alimentos.

Comer juntos es la base de la identidad cultural de las comunidades a lo largo de la cuenca mediterránea, indicó la Unesco.

  • Lentisco de Chios.

El lentisco, cultivada en la isla griega de Chios, proporciona una resina translúcida que se vuelve rígida y quebradiza cuando se seca al sol.

La aromática mastiha sirve para numerosos propósitos, desde sus usos medicinales hasta propiedades de embalsamiento ya conocidas por los antiguos egipcios.

  • “Comida gastronómica” de Francia.

“La repas gastronomique” contempla la cuidadosa selección de recetas, el maridaje de platos con vinos, la decoración cuidada de la mesa: mucho más que lo que nos llega a la boca.

La comida gastronómica de Francia es una práctica social para celebrar momentos importantes en las vidas de personas y grupos, indicó la Unesco.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.