¿Sabías que leer sobre comida ayuda a alimentarse mejor?

¡Pues si! leer sobre gastronomía te hará pensar dos veces lo que te llevas a la boca, sobre todo si la asocias al placer que plasman estas novelas. La literatura ha conseguido plasmar el amor que los seres humanos tenemos por degustar una buena comida.

Ahí van algunos ejemplos:

  • Como agua para chocolate”, Laura Esquivel

En esta preciosa novela, Laura Esquivel se vale de la gastronomía para reflejar los sentimientos de Tita, su protagonista, que se ve abocada a un injusto destino (debe rechazar la pedida de su amado para quedarse a cuidar de su madre, dado que es la pequeña de la familia). Cada capítulo cuenta con una suerte de receta y su elaboración. Lo mejor es que ella es capaz de transmitir lo que siente a quienes catan su comida. Uno de sus pasajes más maravillosos narra cómo sus comensales se echan a llorar al primer bocado.

sunflower 2598970 1920
El sabor del chocolate

  • Entre pólvora y canela”, Eli Brown

Ambientada en el siglo XIX, esta novela combina la historia, el amor y la cocina de una manera exquisita. Owen Wedgwood es un cocinero muy prestigioso que es secuestrado por una temible pirata, Hannah Mabbot. Como única salida hacia su libertad, Owen deberá preparar cada domingo un lujoso banquete que ha de elaborar en la precaria cocina de un barco pirata y ayudarse de los escasos ingredientes que puede conseguir en medio del océano.

leer
El aroma de la canela
  • “Pan de limón con semillas de amapola”, Cristina Campos

Lo dulce de la repostería encaja a la perfección en esta novela que tiene como protagonistas a dos hermanas mallorquinas separadas en su juventud. Ambas heredan la pastelería de una mujer a la que creen no conocer. Mientras que intentan desentrañar los misterios de su herencia, Anna y Marina recuperan los años perdidos entre recetas de bizcochos y galletas.

  • “Las recetas de Carvalho”, Manuel Vázquez Montalbán

Se trata de una serie de ocho volúmenes que fusionan la intrépida vida del detective y alter ego de Montalbán, Pepe Caravalho, y detalladas recetas que explican los platos preferidos del protagonista. Creaciones más que inspiradoras para el agente que se encierra en los fogones cuando un caso se le atraviesa y que encuentra lucidez una vez la comida va directa al paladar.

el placer de leer y comer
El placer de leer y comer
  • “Tarta de almendras con amor”, Ángela Vallvey

La cocina puede cambiar vidas, y esta novela es ejemplo de ello. En ella, su protagonista, una joven que ha de cuidar de su padre enfermo, está acostumbrada a comer comida precocinada y a deshoras. Sus malos hábitos alimentarios son un fiel reflejo de su vida, la cual cambiará de manera drástica cuando conoce a Mirna, una estupenda cocinera que le inculca la importancia de la buena gastronomía, así como los beneficios para el cuerpo y para la mente.

  • “El club de los gourmets”, Junichiro Tanizaki

Este relato corto cuenta la historia de cinco hombres aficionados al buen comer que motivados por la búsqueda del máximo placer culinario forman una pequeña sociedad en la que comparten su pasión por la comida japonesa. Cuando creen que lo han probado todo, su líder, Conde G., se pierde por Tokio y hace un descubrimiento apasionante. Un relato plagado de metáforas y dobles sentidos que conecta la gastronomía con todas las emociones que un ser humano puede experimentar.

literatura y comida
Para alimentar el espíritu