Sobre nosotros

Gurmy 3

¡Hola! Soy Gurmy, la imagen de Érase un Gourmet, y como puedes ver soy un gatito de lo más gourmet.  Los gatos sabemos apreciar muy bien las texturas, y la excelencia de las cosas, por este motivo estoy encantado en este trabajo

Para presentarte a Érase un Gourmet, he elegido esta frase de Oscar Wilde: “No soporto a la gente que no toma en serio la comida.” En Érase un Gourmet nos la tómanos tan en serio que ofrecemos los mejores, originales y selectos productos.  

Érase un Gourmet, esta formado por un gran equipo de profesionales, pero las caras visibles, somos “mi jefa” (que no se lo cree ni ella, jajaja), y el que os escribe. Lo que si os puedo decir es que todo el equipo de Érase un Gourmet, se deja la piel para traeros los productos mas originales, selectos y de calidad excelente.

FB IMG 1604712896859 3 2

 En nuestra tienda encontraras un amplísimo abanico de productos, ya que los grandes momentos de nuestra vida los celebramos alrededor de una mesa, que van desde embutidos ibéricos a una mermelada de cactus, pasando por bombones belgas, un espumoso con láminas de oro, unos maravillosos aceites, o vino comestible en forma de gominolas.

También encontrarás productos novedosos como los productos que hemos sacado con nuestra propia marca, “Érase un Gourmet con la Chef Lara Roguez” elaborados como base la Sidra y el Aceite de Oliva Virgen Extra.

 El termino Gourmet es un vocablo francés traducido por la Real Academia Española: “Como gastrónomo, una persona entendida en gastronomía o aficionada a las comidas exquisitas. Gourmet por tanto está asociado a lo más sobresaliente de la gastronomía. La calidad de los ingredientes y la forma de preparación es lo que determina que un plato sea considerado gourmet o no. La mayoría de los productos artesanales también pertenecen a esta clasificación, ya que han sido elaborados cuidadosamente por personas que aman su trabajo y desean ofrecer un producto de calidad

De todas formas, es necesario mencionar que los productos gourmet no son necesariamente los más caros y exclusivos, sino aquellos que provienen de una cuidada recolección o elaboración, independientemente de su precio. Pueden pertenecer a esta clasificación tanto un racimo de uvas del mercado como un plato de un chef con estrella Michelín.

 Y esta es la premisa que prima en Érase un Gourmet; estamos convencido que los pequeños detalles, es lo que hacen que lo excelente sea sublime.